Acebuch

 

  Busco, la vuelta constante a las fuentes de mi memoria, de donde surgen maravillas en la frontera entre el cerco de la luz y el cerco del más allá. No busco lo nuevo, lo encuentro. Lo nuevo es algo natural que nace mientras se camina. Lo nuevo no es la transformación constante de las cosas, si no la reaparición de la naturaleza en momentos distintos, en otros tiempos, así lo veo yo. El cambio sintético, de diseño, introduce creo, una aceleración en los acontecimientos fenoménicos demasiado arriesgada, precipitada. 

Pinto la membrana que separa el cerco de los dos universos, que se funden en nosotros como seres fronterizos que somos. Mi máxima aspiración sería describir lo que yo llamo los dos cercos (expresión salida del pensamiento de Eugenio Trías. La lógica del límite. ), desde la pura memoria, guardar todos los detalles del mundo y  cómo, en su sed de supervivencia, la naturaleza humana construye sueños con ese material de la unitas múltiples (naturaleza de la naturaleza, de Edgar Morín) para construir la posibilidad de un fenómeno real de existencia subjetiva, muchas de ellas realidades imposibles. La diosa, la madre, dicta las leyes de la vida y la muerte. Así es como pinto.

 De la pintura que hacen otros me interesa todo, lo habido y por haber. De los escritores que más están influenciando en mi trabajo hoy, en el sentido del método, son Edgar Morín, Eugenio Trías y Robert Graves, a los que rindo desde aquí mi más maravillado homenaje.
 
 
 
 
 

 

 
 

 Lista autores
 Sala 1
 Criticas
 Exposiciones
 Correo