Germán Hotes

 

 
Todo lo que aquí está escrito quiero que se entienda que son opiniones personales, no quiero confrontarlas con las de nadie ni que me digan que estoy equivocado o que tengo razón. Es lo que pienso y nada más.

Antes pensaba que dibujar formas abstractas y rostros con tinta china era algo que brotaba naturalmente de cualquier ser humano. Pensaba que si el resto de la gente no dibujaba todo el tiempo era porque en realidad se estaba conteniendo las ganas. Tardé mucho en darme cuenta que en el mundo había mucha gente con muchas maneras de pensar y con muchas actividades, cada una de las cuales es un destino en la vida de alguien; y así se puede decir que todo es estructura si uno es arquitecto, que todo es química si uno es químico, que todo es literatura, que todo es energía, que todo es relaciones humanas, que todo es matemáticas...y siempre se tiene razón.

Personalmente creo que la obra nace sola. Por una vanidad humana nos gusta pensar que es fruto de la razón, pero ésta es solo un tamiz por el cual hacemos pasar la idea que nace quien sabe dónde. Creo que el arte es algo inapresable, es una falla de la conciencia, si no sería muy fácil descubrir la fórmula de las obras maestras.

La gente me pregunta ¿hace cuánto dibujas? Y no recuerdo ninguna parte de mi vida sin dibujar, supongo que a los tres meses no habré dibujado pero la gente se suele olvidar de esa parte de la vida; en mi caso la olvidé porque no estaba dibujando.

No creo que nadie un buen día se levante y diga “oh, voy a ser dibujante”. Ni creo que alguien se ponga a dibujar porque tenga algo para decir. O sea, cuando miramos la obra de alguien, Miguel Ángel por ejemplo, no hay en tal obra un mensaje al estilo de “La guerra es siempre inútil”.  En realidad si puede haber tal mensaje, pero la obra no está en eso, porque en el Renacimiento y en todas las épocas hubo miles de artistas que abordaron los mismos temas sin llegar a los mismos resultados. Creo que la gracia, la marca de cada autor, está en esa impronta propia, en el trazo, en la voz, en los gestos. Y creo que todo eso se transmite con la vibración, con las ganas, que a la larga es lo único que tienen los artistas, solo ganas de hacer su obra y después de eso ya no hay nada mas.
 
 

        Germán Hotes.
 
 
 
 

 

 
 

 Lista autores
 Sala 1
 Criticas
 Exposiciones
 Correo