Silvia Mahlmann

 

 
 
 

Nací un 25 de febrero. Mi primer contacto con la escultura fue a los 16 años, en una clase de artes plásticas del colegio. Todavía me siento agradecida a esta profesora de arte que, yendo más allá de lo convencional y de los clásicos ceniceros y jarrones, nos sugirió que hiciéramos una figura humana. Desde entonces, mi contacto con la arcilla se hizo casi una necesidad, la que seguí cultivando en el taller de Gabriel Cantilo.

El estilo de mis obras es más bien figurativo. Digo más bien, porque no lo es totalmente. Probablemente un psicoanalista diría que tengo algún problema de identidad, ya que es difícil encontrar cabezas, rostros, siempre hay algún brazo o pierna “mutilado”. Pero mi intención es transmitir con determinadas partes de los cuerpos lo que veo o siento, y el resto, simplemente sobra, distrae del objetivo final. Y además, permitir al observador proyectar su visión, sensación, poner su cara, su cuerpo, su sentir. Mis piezas sólo son detonadores, de lo que cada uno quiera y desee proyectar...
 

 

 
 

 Lista autores
 Sala 1
 Criticas
 Exposiciones
 Correo